lunes, 23 de mayo de 2011

Dos poemas

Ángel Ortuño


AVENTURAS DE UNA NEGRA EN BUSCA DE DIOS

Cada uno de los hombres
que ha golpeado

Incluso
el más pequeño o sobre todo él

es como estar más cerca.

Sabe que Dios la huele
y se esconde.           Su miedo
se asemeja a un gran árbol sin hojas

pero nadie diría
con las ramas desnudas
porque ella es feroz cuando está así.



RADIO REDENCIÓN

A veces
cometemos errores y alguien muere

¿A eso
le llamas
lastimar? La pequeña
niñita que perdió sus corderos podría hacerlo mejor.

¿Es acaso
correcto que nadie abra la boca
y no te atrevas
a comer más azúcar porque así se construyen las casas de las brujas
o se cortan
trajes de emperadores cuando no entiendes nada?

Tendrías que estar aullando pero la cantidad
de veneno
resultó insuficiente

además

era cianuro y siempre pesa
el recuerdo de los campos de exterminio.

¿Te parece bonito? Su venta y uso
están estrictamente regulados por la ley.
Tenemos diferencias
en cuanto a la naturaleza de la expiación.

Si Dios existe
caminaré al infierno para exigir que me devuelvan mi dinero.